Como ya sabemos, la tecnología RFID (identificación por radio frecuencia) está en pleno apogeo. Hasta ahora habíamos visto toda clase de pegatinas, etiquetas… dotada con esta tecnología, pero EEUU ha llegado un paso mas allá:

Barack Obama aprobó hace unos meses una ley que obliga a los ciudadanos estadounidenses a implantarse un chip RFID. Por ahora es sólo voluntario, pero la intención es que al final todos los ciudadanos del país lo tengan.

Este chip es del tamaño de un grano de arroz con un sistema de almacenamiento de datos.Con esta medida se pretende llevar un control policial y sanitario de cada ciudadano,registrando la existencia de un seguro médico y llevar un control de las enfermedades, así como antecedentes penales.

Hay mucha gente recelosa con esta medida, por eso hay empresas, que evitando la implantación del chip, han creado una alternativa: un tatuaje inteligente. Este tatuaje también esta dotado con la tecnología RFID y además permite conocer nuestras constantes vitales.