Preguntas frecuentes

91 304 82 52

SOLICITA INFORMACIÓN
sin compromiso

[contact-form-7 404 "Not Found"]

En este apartado cubrimos las preguntas más frecuentes que nos hacen los clientes esperando aclarar algunas dudas básicas que puedan surgir de antemano.

01 - ¿Qué es la identificación automática?
La identificación automática, o Auto ID en su forma abreviada, es un término amplio con el que se denomina a un grupo de tecnologías que se emplean para ayudar a que las máquinas identifiquen distintos tipos de objetos. Con frecuencia la ID Automática se asocia con la captura automática de datos. Es decir, que las empresas desean poder identificar objetos, captar información acerca de los mismos y de alguna manera introducir esta información en una computadora sin tener que recurrir a que los empleados tengan que hacerlo manualmente mediante un teclado.

El objetivo de la mayoría de los sistemas de Auto ID es el aumentar la eficiencia, disminuir los errores en la introducción de la información y el liberar al personal para que pueda realizar labores con mayor valor añadido, como ofrecer servicios al cliente. Existe una variedad de tecnologías que se agrupan bajo el paraguas de la Auto ID. Estas incluyen los códigos de barras, las tarjetas inteligentes, los sistemas de reconocimiento de voz, algunas tecnologías biométricas (por ejemplo, los escaneos de retina), reconocimiento óptico de caracteres (OCR) y la identificación por radio frecuencia (RFID).

02 - ¿Es mejor usar la RFID que los códigos de barras?
La RFID no necesariamente es mejor que los códigos de barras. Las dos son tecnologías distintas y poseen diferentes aplicaciones, que en ocasiones se sobreponen. La más importante diferencia entre las dos, es que los códigos de barras son una tecnología de línea de la vista directa. Lo que quiere decir, que un lector escáner debe “mirar” el código de barras para poder leerlo, lo que implica que con frecuencia debe haber alguien que oriente el código de barras hacia el escáner para que este lo pueda leer.

En cambio, la identificación por radio frecuencia no requiere una línea directa de la vista. Las etiquetas de RFID pueden ser leídas en tanto se encuentren en el ámbito de acción del lector. Los códigos de barras tienen así mismo, otros inconvenientes. Si una de las etiquetas está rasgada, o si está sucia o si se perdió, no hay manera de poder escanear el objeto, y los códigos de barras estándares identifican únicamente al fabricante y al producto, no así al objeto mismo. El código de barras en un cartón de leche es exactamente el mismo que el que aparece en los otros, haciendo que sea imposible identificar a cuales podrían llegar primero a la fecha de expiración.

03 - ¿De qué manera usan en la actualidad las empresas la RFID?
Miles de empresas alrededor del mundo emplean en la actualidad la RFID para mejorar su eficiencia interna. Club Car, un fabricante de carros para golf, utiliza la RFID para mejorar la eficiencia de su línea de producción. Las Granjas Paramount—uno de los principales proveedores de pistacho del mundo—usa la RFID para administrar su cosecha de manera más eficiente. La empresa NYK Logistics utiliza la RFID para mejorar el uso eficiente de los contenedores en su agitado centro de distribución en Long Beach, California. Muchas otras empresas están usando la RFID para una amplia gama de aplicaciones.
04 - ¿Cuáles son algunas de las aplicaciones más comunes de la RFID?
La RFID se utiliza para muchas funciones, desde el rastreo de ganado y de mascotas hasta la activación de equipo en pozos petrolíferos. Puede sonar trillado, pero las aplicaciones se limitan solamente por la imaginación de las personas. Las aplicaciones más comunes son los sistemas de pago (por ejemplo el Speedpass (Paso Veloz) de Mobil y los sistemas de cobro de impuestos), el control de acceso y el seguimiento de los activos. De manera creciente empresas dedicadas a las marcas de comercialización, vestimenta, aeroespacial, defensa, manufactura, productos empaquetados de consumo y de productos farmacéuticos están viendo cómo usar la RFID para hacer el seguimiento de sus productos en las cadenas de suministro. Los proveedores de servicios de salud, los productores de energía y las empresas constructoras están usando sistemas de RFID para hacer el seguimiento de sus equipos de gran tamaño, de herramientas y de vehículos.
05 - ¿Cuál es la diferencia entre las frecuencias baja, alta y ultra alta?
De la misma manera en que su radio sintoniza diferentes frecuencias para escuchar distintos canales, las etiquetas y lectores de RFID deben sintonizarse en la misma frecuencia para poder comunicarse entre sí. Los sistemas de RFID utilizan muchas frecuencias diferentes, pero por lo general las más comunes son las frecuencias bajas (alrededor de 125 KHz), las frecuencias altas (13.56 MHz) y la frecuencia ultra alta o UHF (860 a 960 MHz). Algunas aplicaciones utilizan las microondas (2.45 GHz). Las ondas radiales se comportan de diferentes maneras con las diferentes frecuencias, así que se debe elegir la frecuencia correcta para la aplicación correcta. La frecuencia a elegir va a depender sobre todo de la distancia a la que se quiera leer la etiqueta.
06 - ¿Cómo puedo conocer cuál frecuencia es la correcta para mi aplicación?
Diferentes frecuencias tienen diferentes características que las hacen más útiles para distintas aplicaciones. Por ejemplo, las etiquetas de baja frecuencia utilizan menos energía y penetran de mejor manera las sustancias no metálicas. Son ideales para escanear objetos con un alto contenido de agua, como puede ser la fruta, pero su distancia de lectura se limita a menos de tres pies (1 metro). Las etiquetas de frecuencia alta funcionan de mejor manera con objetos metálicos y pueden funcionar con objetos con alto contenido de agua. Tienen un área máxima de lectura de aproximadamente tres pies (1 metro).

Las frecuencias UHF ofrecen de manera característica mejores distancias de lectura y pueden transmitir la información más rápidamente que las frecuencias bajas y altas. Pero utilizan más energía y tienen menos probabilidades de atravesar diferentes materiales. Debido a que tienden a ser más “dirigidas” requieren una ruta despejada entre la etiqueta y el lector. Las etiquetas de UHF pueden ser mejores para escanear cajas de mercancías conforme pasan por una puerta de recepción en un almacén. Lo mejor es trabajar con un consultor, integrador o vendedor que tenga conocimientos para que ayude a elegir la frecuencia correcta para ser utilizada.

07 - ¿Qué cantidad de información puede almacenar una etiqueta de RFID?
Esto depende del distribuidor, la aplicación y el tipo de etiqueta, pero generalmente la etiqueta no almacena más que 2 kilobytes (KB) de información—lo suficiente para almacenar algo de información básica sobre el objeto al que está adosado o vinculado. Las etiquetas simples tipo “placa de licencia” contienen solamente un número de serie de 96 bits o de 128 bits. Las etiquetas simples son más fáciles de fabricar y son más útiles para aplicaciones en las que la etiqueta será desechada con el empaquetado del producto. La industria aeroespacial desea almacenar historias de las partes o repuestos en etiquetas de alta memoria, lo que ha llevado a usar etiquetas pasivas de UHF que almacenan entre 4KB y 8KB de información.
08 - ¿Cuál es la diferencia entre las etiquetas de RFID de lectura únicamente y las etiquetas de RFID de lectura escritura?
Los microchips de las etiquetas de RFID pueden ser de lectura-escritura, de lectura únicamente o de “escribir una vez, leer muchas veces” (WORM). Con los chips de lectura-escritura, se puede agregar información a la etiqueta o escribir sobre la información existente cuando la etiqueta se encuentra en el ámbito de un lector. Generalmente las etiquetas de lectura-escritura poseen un número de serie que no puede ser sobrescrito. Puede emplearse bloques adicionales de datos para almacenar información adicional sobre los artículos vinculados con la etiqueta. Estos bloques de información pueden habitualmente cerrarse para impedir que la información sea sobrescrita. Los microchips de lectura únicamente tienen información que se almacena durante el proceso de fabricación. La información en este tipo de chip nunca puede ser modificada. Las etiquetas WORM pueden tener un número de serie que se les escribe una sola vez, y esa información no puede ser sobrescrita.
09 - ¿Cuál es la diferencia entre las etiquetas pasivas y las etiquetas activas?
Las etiquetas de RFID activas están provistas de un transmisor y una fuente de energía propia (generalmente una batería). La fuente de energía se utiliza para hacer funcionar los circuitos del microchip y para emitir la señal a un lector (de la misma manera en que un teléfono celular transmite señales a una estación base). Las etiquetas pasivas no incluyen una batería. Este tipo de etiqueta obtiene energía del lector, que emite ondas electromagnéticas que inducen una corriente en la antena de la etiqueta.

Las etiquetas semipasivas emplean una batería para hacer funcionar los circuitos del microchip, pero se comunican obteniendo energía del lector. Las etiquetas activas y semipasivas son útiles para realizar el seguimiento o rastreo de objetos de alto valor que deben ser escaneados a largas distancias, como ser los vagones de ferrocarril sobre rieles. Las etiquetas activas o semipasivas cuestan más que las etiquetas pasivas, lo que significa que no se las puede usar en objetos de bajo costo. (Existen empresas que están desarrollando tecnologías que podrían logra que las etiquetas activas sean mucho más baratas de lo que son actualmente).

10 - ¿Cuál es la distancia de lectura de una típica etiqueta de RFID?
No existe lo que se pueda denominar una etiqueta “típica” de RFID y el ámbito de lectura depende de que si la etiqueta es una etiqueta activa o pasiva. Las etiquetas activas emiten una señal, de manera tal, que tienen un ámbito de lectura mucho mayor- 300 pies o más- que las etiquetas pasivas. La distancia de lectura de las etiquetas pasivas depende de varios factores, entre ellos: la frecuencia de operación, el poder del lector, la interferencia de otros dispositivos de RF, y otros factores similares. Por lo general, las etiquetas de baja frecuencia y las de alta frecuencia se leen a distancias de tres pies (1 metro) y las etiquetas de UHF se leen a distancias de 10 a 20 pies. Los lectores provistos de antenas agrupadas en fase, aumentan el ámbito de lectura de las etiquetas pasivas hasta los 60 pies o más.
Visit Us On FacebookVisit Us On Google Plus