Como ya sabemos, esta tecnología nos da la posibilidad de enviar y recibir información a corta distancia. Hoy en día contamos con muchas app para los smartphones (que no tienen la opción de NFC),y son muy sencillas de usar: Tigger, Tasker….

La utilidad más famosa a la que asociamos la tecnología NFC es la del pago a través de móvil, pero podemos hacer mucho más: desde encender el ordenador, nuestro equipo de música, la lavadora, a incluso hacer  check-in en la compañía aérea con la que volemos.

Gracias a esto, podemos hacer que las personas mayores vean la tecnología más accesible, ya que con sólo aproximar el terminal a una etiqueta NFC pueden hacer una llamada directa o enviar un mensaje.